Las partes del cuerpo para masajes sensuales

Cuando el invierno llega lo que se desea hacer es estar calentito, acurrucados y relajados. Por lo que ¿no sería excepcional recibir un masaje en estas circunstancias? ¿Relajarse y conectarse el alma con el cuerpo?

Lo mejor que se puede hacer es recibir en las partes del cuerpo masajes sensuales. Por ello, te presentaremos las técnicas que exaltan tus sentidos y las partes de tu cuerpo.

¿Qué partes del cuerpo pueden obtener masajes sensuales?

En los pies

Los pies son una zona que posee potencial erógeno, lo que implica que posee cuatro puntos de para estimular. Estos guardan relación con las partes íntimas, por lo que no solo te ayudará a estar relajado, sino, que te permitirá  tener gran placer.

Los masajistas sensuales Bueno Aires, van realizando unos pequeños círculos (sentido agujas de reloj) sobre los tobillos. Luego se colocan tres (primeros) dedos sobre el tobillo externo y se hacen círculos en un sentido y luego en el otro, para luego hacerlo en forma de ocho.

La cabeza

Un buen punto para recibir caricias de manos de los masajistas sensuales Buenos Aires y dejar el estrés es la cabeza. Esto ayuda a que el estrés del día desaparezca y aparezca el sentimiento de bienestar.

Para ello el masajista se coloca de rodillas y detrás de ti. Se inicia el recorrido de los dedos por la frente, nariz y el nacimiento del cabello.

Se debe hacer una alternación de manos y repetir el procedimiento más o menos una docena de veces, si lo deseas la intensidad puede variar. Este tipo de caricias van estimulando el punto energético detrás de tu frente.

En los brazos

Esta es una de las zonas más olvidadas del cuerpo, muchas personas olvidan este tipo de áreas y no recuerdan que los brazos poseen puntos que pueden dar placer, los codos, las manos y los puños por ejemplo.

Este tipo de masaje en esta área logrará una buena conexión con el cuerpo y el placer.

En la espalda

Estas es una de las zonas que más agradecidas se sentirán  una vez empiece la sesión. Esto permite que las tensiones en los músculos se desvanezcan y que en tu piel haya una mayor sensibilidad.

Para ello, te tumbas sobre tu estómago y el masajista se sitúa a la altura de tu cabeza. Las manos se deslizarán por tu cuerpo de forma suave, haciendo un pequeño estiramiento.

Se hace en dirección de tus pies, luego por los costados, llegar a las axilas y luego de los hombros hacia el punto de partida. Se puede ir haciendo presión mientras se sincroniza con la respiración.

En el pecho

Las manos se sitúan en los senos/pectorales y se hacen movimientos (tres) en forma de círculo y en sentidos de aguja del reloj. Se realizan acercamientos de ambos pectorales, siempre haciendo los círculos. Se van realizando movimientos  de amasado.

Esta es una de las zonas secundarias erógenas, por lo que se vuelven receptivas a las caricias y ayudan al cuerpo a su liberación.

Ahora que conoces las áreas en las cuales se puede recibir un masaje, no esperes para obtener uno. Puedes conectar tu cuerpo, mente y alma, mientras obtienes placer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *